PRECARIEDAD LABORAL O, DE COMO VER LA PAJA EN EL OJO AJENO Y NO VER LA VIGA EN EL PROPIO.



“El futuro no se puede construir sobre los cimientos de la precariedad.”

Así de contundente se pronuncia la Vicepresidenta tercera del Gobierno y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en su lucha contra la principal preocupación que le plantea el entorno laboral: LA PRECARIEDAD, aunque, como siempre, ve la paja en el ojo ajeno, pero no ve la viga en el propio, porque parece que el futuro no se puede construir sobre los cimientos de la precariedad, pero si sobre los cadáveres de los temporales públicos fulminados, tras décadas de servicios y a coste cero como resultado de los “supuestos” procesos selectivos de consolidación y de estabilización que, con datos contrastados, ya sabemos que ni estabilizan ni consolidan solo hay que ver los resultados: https://valenciaplaza.com/suspensos-oposiciones-generalitat

Resulta decepcionante que, de forma continuada, la precariedad se consienta, se tolere y, de hecho, se defienda como forma habitual de organización en el sector público, con las graves consecuencias que ello conlleva de indefensión del personal público temporal que se halla desprotegido contra todos y cada uno de los abusos que se cometen contra él: discriminación de derechos, abuso de temporalidad y despido, después de décadas de servicio, con nula compensación.

Y de la decepción pasamos al desconcierto ante la cruzada emprendida por el Gobierno en el sector privado contra la precarización de los trabajadores y en favor de su completa protección contra el abuso de temporalidad, EXCLUYENDO al sector público de dicha protección, solo hay que ver la propuesta del Ministro Iceta, cesar al trabajador abusado a los tres años, lo que viene siendo muerto el perro se acabó la rabia.

Aún más desconcertante, si cabe, porque constante jurisprudencia europea concluye que el MAYOR ABUSO DE LA TEMPORALIDAD SE DA EN EL SECTOR PÚBLICO ESPAÑOL, donde de forma reiterada se ha declarado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que las Administraciones Públicas incumplen el Derecho de la Unión.

Después de todo va a resultar que lo de ser iguales ante la ley no se aplica a la administración que va por libre vulnerando los derechos de sus trabajadores, el primero el derecho a un trabajo digno y, por tanto, no precario. No podemos concluir otra cosa después de los pronunciamientos del TJUE por Sentencia, de 3 junio, y Auto, de 2 de junio. Ambos igual de contundentes, tanto en la vía social, como en la contenciosa.

Lo más preocupante es que ni siquiera es una jurisprudencia novedosa.

Que a los efectos del cumplimiento de la Directiva 1999/70/CE no son sanción ni solución los procesos selectivos, la categoría